Bienvenidos otro día más a nuestra web, hoy nos gustaría proponeros un aspecto fundamental en las inversiones a largo plazo. El interés compuesto.

Muchos de vosotros os preguntareis para que sirve y que utilidad tiene en el mundo de la inversión. Os vamos a ayudar.

Antes de empezar nos gustaría destacar que hay dos tipos de intereses, el interés simple y el interés compuesto. En el siguiente gráfico veréis las diferencias en relación al dinero y al tiempo:

¿Qué es el Interés simple?

Se considera interés simple cuando el interés que se obtiene al vencimiento no se suma al capital para generar nuevos intereses, es decir, una vez obtenida la rentabilidad no la volvemos a invertir.

Ahora os proporcionamos la fórmula del interés compuesto para todas aquellas personas que la necesiten.

Fórmula interés simple: Cf = Ci (1+n*1)

Cf= Capital final

Ci= Capital inicial

i= Tasa de interés

n= Periodo de tiempo

 

¿ Y la magia del Interés compuesto?

El interés compuesto es aquel que se va sumando al capital inicial y sobre el que se van generando nuevos intereses. Es decir, interés sobre interés. Este concepto puede parecer un poco más complicado que el anterior, aunque creo que lo vamos a entender todos mejor con unos ejemplos.

 

Por ejemplo, Gerard tiene ciertas dudas de como se utiliza esta gran herramienta. Imaginemos que él tiene un capital inicial para su inversión de 1000 € con una rentabilidad del 20% anual y él quiere saber cuando dinero tendrá cuando hayan pasado 5 años.

 

Año Capital (€) Interés (€) Suma de intereses (€)
1 1200 200 200
2 1440 240 440
3 1728 288 728
4 2074 346 1074
5 2488 374 1488

 

Gerard al cabo de 5 años obtendría 2488 € con solo 1000 € iniciales. En los casos que queramos obtener el capital final teórico con un periodo más largo de tiempo, recomendamos el uso de la fórmula del interés compuesto, ya que nos puede ahorrar bastante tiempo.

Fórmula interés compuesto: Cf = Ci (1+i)^n

Cf= Capital final

Ci= Capital inicial

i= Tasa de interés

n= Periodo de tiempo

 

También es de mucha ayuda saber en cuantos años vamos a duplicar nuestro capital inicial. Lo haremos gracias a la regla del 72.

La regla del 72: Tiempo necesario para doblar nuestro capital= 72 / el % del interés anual

Vamos con otro ejemplo, con él jugaremos un poco con nuestra intuición, aplicaremos la fórmula del interés compuesto  y introduciremos el factor más importante, el tiempo.

Por ejemplo, veamos que hay dos chicos, Marc y Carlos. Los dos se van a jubilar a los 70 años y quieren saber cuánto dinero obtendrán cuando llegue el momento. Pero empiezan en diferentes plazos de tiempo:

  • Marc empieza a invertir a los 30 años e invierte 100 € por mes durante 10 años. Después solo va reinvirtiendo las ganancias recibidas.
  • Carlos, que es poco más despistado, empieza a invertir a los 40 años e invierte 100 € al mes durante 30 años.

En los dos casos obtendremos la misma rentabilidad, de un 8% anual.

¿Quién tendrá más dinero a los 70 años?

La respuesta a esta pregunta tiene un fondo muy interesante, porqué la respuesta no puede ser la que todos aparentemente podemos pensar, estoy seguro de que una gran parte de nuestros lectores va a pensar que quién va a obtener más capital a los 70 años va a ser Carlos, pero si lo calculamos a través de la fórmula o a la calculadora de interés compuesto, no nos coincide con nuestra idea preconcebida.

Carlos a los 70 años va a obtener un capital de 141.761,54 €, pero Marc va a obtener 182.419,67 €. Os animo a que lo calculéis, pero ¿por qué Marc obtiene mucho más dinero que Carlos, aunque solo haya invertido 100 € durante 10 años?

La respuesta es muy sencilla, la clave del éxito del interés compuesto es el tiempo. El dinero de Carlos no tuvo el tiempo suficiente para que creciera.

Reflexión: Aún que invirtamos muy poco dinero, cuando antes empieces a invertir, más tiempo tendrá tu dinero para trabajar a tu favor.

 

Equipo de Generar Ingresos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *